La felicidad es un viaje, no un destino

"La felicidad es un viaje, no un destino" es un dicho que se oye a menudo y que tiene un profundo significado. Cuando era niño, solía pensar que sería feliz cuando saliera del colegio. 

A esa edad, la vida universitaria parecía ser un símbolo de libertad y felicidad. Cuando alcancé ese hito y me gradué de la universidad, comencé a sentir que una vez que tuviera un buen trabajo, tendría mucho dinero y eso me traería días felices. 

Esta cadena continuó; después de conseguir un trabajo lucrativo, me convencí de que la vida sería mejor después de casarme, tener un bebé y luego otro. El problema conmigo era que miraba hacia la felicidad como un hito, que cambiaba de posición con el tiempo, corría hacia un destino virtual.

¿Cómo defines la felicidad?

cosas que gustan para la autoestima

Apuesto a que la mayoría de ustedes definen la felicidad como ser feliz todo el tiempo: cada año, cada mes, cada día, cada hora y cada minuto. Ser feliz es el mayor motivador de la humanidad. La felicidad es un estado mental o emocional caracterizado por sentimientos positivos o agradables que van desde la satisfacción hasta la alegría intensa.

No seas codicioso

La vida cambia a la velocidad de los pensamientos. Todo el mundo se plantea objetivos a largo y corto plazo en relación con los factores de felicidad visualizados. Puede que sientas que, si consigues un objetivo concreto, serás la persona más feliz del mundo. 

Pero una vez que logras la meta deseada, nuevos deseos y expectativas de la vida salen de los azules y empiezas a perseguir eso teniendo en mente otra vez el mismo "si logras esa meta en particular, puedes ser la persona más feliz de la tierra".

 

Todos los días no pueden ser buenos, buenos y buenos

Creemos que nuestra vida no debe tener momentos negativos. Todos los días no pueden ser buenos. Tenemos que entender la dualidad de la vida, debemos recordar siempre que sólo experimentando la tristeza comprendemos el valor de la felicidad. En realidad, siempre hay algo que falta, algo que sobra o algo desagradable.

Mindfulness

meditación

La mayoría de las personas no son capaces de practicar la atención plena y vivir en el presente. Deberías hacer de la atención plena un asunto cotidiano. El mindfulness es mágico y aporta una perspectiva diferente en la vida, que nunca habías notado en tu vida. 

Nos enseña a estar en el momento presente y a notar lo que no se nota. Cuando empiezas a explorar estas cosas desapercibidas en el momento presente, también descubres la felicidad en este viaje.

Practica la gratitud

Agradece todo lo que tienes en la vida y practica la gratitud en el día a día. Está demostrado científicamente que cultivar la gratitud y ser agradecido aumenta tu índice de felicidad, y es uno de los cambios de vida más sencillos que puedes hacer, ya que requiere muy poco esfuerzo.

Haz más de lo que te hace feliz

personas afectan tu autoestima

Hacer más de lo que te hace feliz es siempre satisfactorio. No estoy diciendo que dejes tu trabajo y dediques tiempo a tus aficiones o pasiones. Hay que trabajar para pagar las facturas. 

No todo el mundo tiene seguridad financiera. Pero tienes que dejar algo de tiempo de tu apretada agenda y dedicarlo a hacer cosas que aumenten tu índice de felicidad. Yo personalmente lo llamo tiempo de calidad.

Esta cadena no terminará hasta que mueras

Así que deja de esperar hasta que termines la escuela; pierdas diez libras o ganes diez libras; tengas hijos; hasta que empieces a trabajar; te jubiles; o hasta que te cases. Este fin de semana o hasta el próximo domingo por la mañana. Hasta que te compres un coche nuevo o una casa, pagues el IME de tu préstamo hipotecario, etc. 

La verdadera felicidad es vivir el momento presente al máximo. La felicidad no es un destino, es un viaje. Es una sensación continua de plenitud, la felicidad es un estado de ánimo: las emociones positivas y buenas la crean.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir