Cómo aumentar la confianza en uno mismo

Cultivar este tipo de confianza inquebrantable en uno mismo puede ser un reto, especialmente si alguna vez has sufrido de baja autoestima. Puede ser fácil escuchar tu propio discurso negativo y creer que no tienes lo que hay que tener para hacer realidad tus sueños.

Dicho esto, si eres capaz de visualizarte logrando un objetivo, tienes la capacidad de hacerlo. Esto es algo en lo que creo profundamente. El universo no te dará un sueño que no tengas la capacidad de cumplir. Y el único obstáculo que te dificulta superar las dudas y liberar toda tu capacidad es tu propia mente.

Por eso hoy me gustaría compartir algunos consejos sobre cómo construir la confianza en uno mismo y hacer crecer una autoestima inquebrantable que te permita reconocer que ya tienes los recursos y talentos internos para crear los resultados que deseas. Y no sólo eso: puedes acceder a esos recursos internos con la ayuda de herramientas de mentalidad como la visualización y las afirmaciones. 

 

Pero primero, tomemos un momento para considerar lo que es realmente la autoconfianza - y el profundo impacto que puede tener en tu vida.

 

¿Qué es la autoconfianza?

confianza en ti mismo

La autoconfianza es una creencia profundamente arraigada de que tienes el conocimiento, las habilidades y el impulso para crear los resultados que deseas.  Es la fe en que estás preparado para todas las experiencias de la vida y en que tienes lo que hace falta para lograr un resultado exitoso en cualquier situación, incluso en aquellas que pueden dar un resultado diferente al que habías previsto.

Cuando tienes una gran confianza en ti mismo, es más probable que asumas riesgos y aproveches las oportunidades, lo que inevitablemente te llevará a obtener mayores recompensas. Por eso, la confianza en uno mismo es un rasgo que tienen en común todas las personas de éxito. 

La importancia de la confianza en uno mismo

confianza en uno mismo

Las personas seguras de sí mismas saben que si las cosas no funcionan a la primera, siempre pueden volver a intentarlo, mientras que las personas que sufren de baja autoestima y poca confianza en sí mismas se rendirán al primer tropiezo porque lo ven como una señal de que sus sueños no estaban destinados a realizarse.

Las personas seguras de sí mismas no tienen miedo de dar un salto audaz hacia lo desconocido. No temen el fracaso porque entienden que cada obstáculo y contratiempo es una valiosa oportunidad de aprendizaje.  La confianza en uno mismo es la ausencia de dudas. La confianza es lo que te da la energía positiva y el impulso para pasar a la acción y alcanzar tus objetivos personales y profesionales.

Estas son algunas de las formas en las que la confianza en uno mismo puede influir en tu vida:

  • La confianza en uno mismo y la autoestima están relacionadas pero no son lo mismo. 
  • La confianza en uno mismo es la confianza en tus capacidades, la creencia de que tienes las habilidades y los conocimientos necesarios para lograr los resultados deseados. 
  • La autoestima, por otro lado, es la creencia de que mereces alcanzar esos resultados: la idea de que eres una buena persona que merece la felicidad, el amor y el éxito. 
  • Una persona puede tener confianza en sus habilidades y aptitudes y, al mismo tiempo, creer que no merece la felicidad o el amor, y viceversa.

La buena noticia es que trabajar en el desarrollo de la confianza puede ser una forma poderosa de aumentar la autoestima. Esto se debe a que el desarrollo de la confianza en uno mismo implica asumir pequeños riesgos y superarlos con éxito, idealmente tanto en la vida personal como en la profesional, lo que a su vez fomenta la autoeficacia y es un poderoso antídoto contra la autoconversión negativa y la duda.

 

La confianza en uno mismo aporta felicidad

felicidad

Las personas que tienen confianza en sí mismas suelen ser más felices y estar más satisfechas con su vida que las personas que luchan contra la baja autoestima y las dudas. Esto se debe a que las personas que tienen confianza en sí mismas tienen más fe en que las cosas saldrán como están previstas.

Experimentan menos preocupaciones y estrés, y también les resulta más fácil desarrollar y mantener relaciones sanas con otras personas. Serán más propensas a confiar en los demás (así como en sí mismas) y también serán menos tolerantes con los comportamientos negativos (porque saben que se merecen algo mejor).

Las personas que tienen una gran confianza en sí mismas (y la autoeficacia que se deriva de ella) también se preocupan menos por lo que los demás dicen o piensan de ellas. La fe que tienen en sí mismos y en sus capacidades es una armadura protectora que les protege del comportamiento y las opiniones de los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir